¿Puedo hacer publicidad por e-mail legalmente?


En primer lugar haremos alusión a las normas que regulan el email marketing; hemos de tener en cuenta, que al realizar este tipo de publicidad, estás tratando datos personales.

  • Reglamento Europeo de Protección de Datos: esta nueva normativa es aplicable a todos los países miembros de la UE y surge con el objetivo de armonizar todas las regulaciones existentes en materia de protección de datos. Sustituye a la LOPD en nuestro país.
  • Nueva LOPD y Garantía de Derechos Digitales: esta ley, adapta el RGPD a nuestro derecho. Y aquí se establece la necesidad de un consentimiento expreso para enviar los emails publicitarios.
  • LSSI: esta ley no distingue entre persona física y persona jurídica. Regula todas las comunicaciones que realices de forma electrónica, ya sea con personas o con empresas y prohíbe el envío de comunicaciones comerciales electrónicas a menos que exista consentimiento o autorización previa por parte del receptor.

Ahora bien, ¿Puedo enviar correos con publicidad?

La regla general es clara: NO.

Se prohíbe el envío de comunicaciones comerciales o publicidad vía e-mail. Son también ilegales los correos comerciales a direcciones de correo electrónico recogidas en Internet o en bases de datos compradas.

Se consideran datos de carácter personal los correos electrónicos profesionales, por lo que dirigirse a potenciales clientes a través del e-mail es considerada una práctica ilegal.

El RGPD prohíbe las comunicaciones comerciales realizadas a través de correo electrónico o medios de comunicación electrónica equivalentes.

Artículo 21 LSSI ¨Prohibición de comunicaciones comerciales realizadas a través de correo electrónico o medios de comunicación electrónica equivalentes; Queda prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente…


¿Y si el destinatario del correo me autoriza a ello?

En este caso no habría ningún impedimento en enviar la publicidad de tus productos o servicios a través del correo electrónico, porque el art.21 continúa

…que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas.


¿Y si el correo promocional se lo mando a clientes?

También estaría permitido enviar comunicaciones comerciales a clientes. Sin embargo, está permitido cuando el cliente contrató con anterioridad productos o servicios que sean similares a los enviados en el correo comercial. Es decir, no podríamos enviar comunicaciones comerciales, aun a nuestros clientes, cuando el producto o servicio sea distinto al contratado inicialmente.

Por ejemplo, si un cliente nos compró un ordenador, podría estar legitimado enviar ofertas sobre componentes informáticos, pero nada justificaría la publicidad sobre apartamentos en la costa mediterránea…

… Lo dispuesto en el apartado anterior no será de aplicación cuando exista una relación contractual previa, siempre que el prestador hubiera obtenido de forma lícita los datos de contacto del destinatario y los empleara para el envío de comunicaciones comerciales referentes a productos o servicios de su propia empresa que sean similares a los que inicialmente fueron objeto de contratación con el cliente.


¿Qué obligaciones tengo que cumplir al enviar un correo comercial?

Aun en los supuestos en que está permitido el envío de publicidad (clientes y destinatarios que hayan autorizado el envío), hay que tener en cuenta otras previsiones para que el envío resulte legal.

  • El destinatario del correo tiene derecho a darse de baja en cualquier momento, es decir, a oponerse a que le sigas enviando publicidad. Por ello, deberás facilitarle un medio para poder oponerse al tratamiento de sus datos con esta finalidad, que deberá ser sencillo y gratuito, incluyendo una dirección de correo electrónico u otra dirección electrónica válida para ello. Y ello se deberá hacer en todos y cada uno de los correos promocionales que dirijas.
  • En todo caso, el prestador deberá ofrecer al destinatario la posibilidad de oponerse al tratamiento de sus datos con fines promocionales mediante un procedimiento sencillo y gratuito, tanto en el momento de recogida de los datos como en cada una de las comunicaciones comerciales que le dirija.

Cuando las comunicaciones hubieran sido remitidas por correo electrónico, dicho medio deberá consistir necesariamente en la inclusión de una dirección de correo electrónico u otra dirección electrónica válida donde pueda ejercitarse este derecho, quedando prohibido el envío de comunicaciones que no incluyan dicha dirección.


¿Puedo crearme una base de datos recogiendo direcciones de Internet para enviar comunicaciones comerciales?

Rotundamente no. Las direcciones de correo electrónicas que encuentres en Internet en ningún caso te permiten por ello enviar correos comerciales.

Además, Internet no es considerado una fuente de acceso pública pero es que, aunque lo fuera, nada justificaría el envío de comunicaciones comerciales, puesto que no se aplicaría a la ley que regula el envío de comunicaciones comerciales (LSSI).


Si compro una base de datos, ¿me estaría permitido mandar correos comerciales?

No, de ninguna manera. No solo no es legal hacer envíos a esas direcciones, es que además esa venta sería ilegal sin más.

Pero, ¿si todo el mundo lo hace?

La respuesta parece obvia. Y lo es: nada te da derecho a enviar spam porque otros lo hagan.


En conclusión, si lo que queremos hacer es enviar comunicaciones comerciales por e-mail, se supone que manejamos una base de datos personales. Solo eso, requiere una adecuación a la normativa de protección de datos (LOPDGDD), pero si además vamos a publicitar nuestros productos o servicios vía e-mail, solo podremos hacerlo (de acuerdo a la LSSI) cuando:
  • La comunicación comercial vaya destinada a una empresa o persona física que sea cliente, esto es, haya existido una relación contractual previa con la misma, y además la comunicación se refiera a productos o servicios similares a los que fueron objeto de dicha contratación.
  • La comunicación comercial, aun cuando no vaya destinada a un cliente, haya sido solicitada o expresamente autorizada por el mismo.

En todos los casos en que sí se permite el spam, la empresa que envía mediante correo electrónico una comunicación comercial deberá indicar de forma clara su identificación, quedando expresamente prohibida su ocultación o disimulo.

Además, se deberá dar la posibilidad al destinatario a oponerse al tratamiento de sus datos con fines promocionales de forma gratuita y sencilla, y ello tanto al recabar los datos como en cada comunicación. En el caso en que se remita por correo electrónico, este derecho se deberá poder ejercer a través de este mismo medio en una dirección de correo electrónico válida. Y, en todo caso, el consentimiento otorgado para la recepción de comunicaciones comerciales puede ser revocado en cualquier momento con una simple notificación al prestador, quien, para ello, debe habilitar un procedimiento sencillo y gratuito.

Si tienes alguna duda o consulta no dude en contactar con nosotros

Consúltanos


Los comentarios están cerrados.
¿Necesitas ayuda?