Los peligros de utilizar equipos personales para trabajar

Datos, Seguridad

Con la revolución de Internet y las nuevas tecnologías, cada vez más usuarios disfrutan de la flexibilidad y facilidades de poder trabajar desde casa. Por esto, es muy común ver a personas conectados con sus equipos personales en espacios públicos realizando distintos tipos de tareas, entre las que se encuentran las relacionadas con su trabajo. Sin embargo, a pesar de todas las ventajas que suponen a priori para el usuario, este último hecho lleva implícito muchos riesgos.

Y es que muchas veces, recurrimos a nuestros equipos personales para realizar tareas que quizás nos parezcan simples y que no pudimos culminar en nuestro trabajo, como terminar de modificar un documento que dejamos pendiente o enviar ese correo de última hora que se nos pasó.


Riesgo   ¿Dónde está el riesgo?

Algunos ejemplos de los riesgos a los que nos enfrentamos son:

  • Si nuestro equipo contiene algún tipo de malware, podemos acabar infectando toda la red de trabajo.
  • Somos más vulnerables a la pérdida de información crítica al no utilizar copias de seguridad, o enviar documentos laborales usando cuentas de correo personales.
  • Revelación de información confidencial al no utilizar mecanismos de cifrado que la proteja.
  • Robo de credenciales de acceso al usar los equipos en redes que no son de confianza.

¿Cómo trabajar seguro usando equipos personales?   Seguro

Algunas de las medidas de seguridad a tener en cuenta si tuviésemos que realizar alguna tarea son:

  • Instalar y mantener actualizado un antivirus: Cada día aparecen nuevos virus y amenazas y, por tanto, debe mantenerse actualizado para que pueda detectarlas.
  • Separar las cuentas personales y las de trabajo: Crear cuentas de usuario diferentes en el dispositivo.
  • Realizar conexiones seguras: Al conectarnos a redes no seguras como wifis públicas, deberemos hacerlo a través de una red VPN.
  • Utilizar un cortafuegos: Se encargan de protegernos mientras naveguemos por Internet rechazando conexiones maliciosas o sospechosas.
  • Cifrar la información: Cuando ciframos nuestra información, nos aseguramos que solo solo aquellos con autorización puedan acceder a esta.
  • Realizar copias de seguridad: Estas nos ayudan a no perder nuestra información y disponer de una versión de respaldo en caso de perder la original.

Por último, debemos tener en cuenta que no solo nuestro dispositivo personal puede ser peligroso. Los dispositivos externos o periféricos (memorias USB, impresoras, etc), también pueden ser elementos potencialmente peligrosos.


Si tiene alguna duda o consulta no dude en contactar con nosotros

Consúltanos

Menú
0
Abrir chat